Sindicalizados de Invisur exigen destitución de dos funcionarias de confianza

* Afirman que no levantarán el paro laboral y cierre de oficinas, hasta que se ponga un alto a la subdirectora general, y administradora, Elvira Villegas y de la jefa de Personal, Angélica María López

Jesús Saavedra

Trabajadores sindicalizados del Instituto de Vivienda y Suelo Urbano en Guerrero (Invisur), iniciaron una protesta este lunes cuando tomaron sus oficinas para exigir la destitución de dos funcionarias de confianza de esa institución estatal.
En particular están demandando la salida de la subdirectora general, y administradora y de la jefa de personal, a quienes acusan de malos tratos y por la retención de las becas para sus hijos.
La protesta inició a las 09:0 horas, unos 20 trabajadores de la dependencia estatal, adheridos a la sección XXVI del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), se plantaron en el acceso de sus oficinas ubicadas en la lateral del boulevard Vicente Guerrero.
Ahí uno de los trabajadores inconformes, señaló que desde hace 11 meses, no se les han pagado las becas a sus hijos, situación que ya han hecho del conocimiento al propio director general, Rodolfo Monreal Ávila, quien ha mostrado un total desinterés por las demandas laborales.
También se han dirigido en varias ocasiones con la subdirectora general y administradora, Elvira Villegas Santiago, recibiendo de ella un trato déspota y autoritario, además de no respetar los logros sindicales y violar sus derechos laborales, al retener prestaciones que por ley les corresponden.
La misma situación se ha presentado con la jefa de Personal, Angélica María López Salgado, a quien señalan de actuar también de manera prepotente, y hostigar constantemente a los trabajadores, al grado de mantenerlos vigilados, incluso si salen a comer o van al baño.
Durante dos años, dijeron, aguantaron esta situación, pero ya se ha vuelto insoportable, y laborar en estas oficinas resulta hasta imposible, por lo que decidieron manifestarse y no levantar el paro y cierre de oficinas, hasta que se ponga un alto a dichos directivos, que no son ni de Guerrero.