Aviadores heredados por gobiernos del PRD costaban $45 millones

* A dos años del gobierno de Héctor Astudillo continúa el saneamiento de las finanzas públicas y la aplicación de medidas para ahorrar recursos y destinarlos a programas y acciones sociales, dice el titular de Sefina

 

Gilberto Guzmán

 

Dos años después de iniciado el gobierno de Héctor Astudillo Flores, aún se continúan saneando las finanzas estatales, se eliminó a cientos de aviadores heredados por gobiernos anteriores que costaban alrededor de 45 millones de pesos al año, y se sigue pagando un adeudo de casi 14 mil millones de pesos por pagos no realizados de ISR y cuotas del ISSSTE que se acumularon desde el gobierno de Zeferino Torreblanca, informó el secretario de Finanzas y Administración, Héctor Apreza Patrón.
“Nos dejaron un estado lamentable y desastroso, que no vamos a poder corregir en dos o tres años”, resumió sobre la situación financiera que le ha tocado administrar, durante una entrevista radiofónica en el contexto del segundo informe del gobierno que cumple dos años el próximo viernes 27, por el cual este jueves el gobernador Héctor Astudillo emitirá un mensaje político ante el Congreso del Estado.
Apreza Patrón explicó que en estos dos años se ha registrado un avance notable en el reordenamiento de las finanzas públicas estatales porque “estaban en quiebra” en octubre del 2015, cuando Astudillo asumió la gubernatura, “no había un centavo siquiera para pagar los aguinaldos y las prestaciones de los trabajadores públicos para el mes de diciembre del 2015”, recordó.
Ante la crisis heredada, añadió, se tuvo que trabajar en coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público “porque lo que se dañó en muchos años no se reconstruye de la noche a la mañana”, y aunque todavía hay problemas, también hay avances importantes.
Por ejemplo, dijo que para el cierre de año del 2017 se puede afirmar que los trabajadores al servicio del estado tienen asegurado el pago de sus sueldos, salarios, aguinaldos y prestaciones.
Destacó que se ha tenido que reorientar el ejercicio financiero en el Gobierno de Guerrero para optimizar la aplicación de los recursos, lo cual incluye la revisión y saneamiento de nóminas en las que había cientos de aviadores heredados por las administraciones de Ángel Aguirre Rivero (2011-2014) y el interinato de Rogelio Ortega Martínez (2014-2015).
“En la Secretaría de Finanzas se detectó que había un buen número de personas que cobraban y no acudían a trabajar, lo que comúnmente se llama aviadores, les suspendimos el pago, lo cual permitió ahorros, de igual manera se redujeron una serie de gastos de operación de manera que el poco dinero que había se ocupara para las cosas más importantes”, detalló el funcionario.
Explicó que solamente en la Secretaría de Finanzas “me encontré con que había 290 personas adscritas que dependían de la oficina del secretario, y de ahí 90 no se presentaban a trabajar, más de cien estaban comisionadas en otros lugares; las que estaban comisionadas las ubicamos donde tenían que estar y las 90 que de plano no aparecieron por ningún lado, les dejamos de pagar”.
Héctor Apreza destacó que la detección de aviadores da una magnitud de cómo se estaban manejando las cosas en el gobierno anterior, y hoy se ha reordenado la nómina, no se crean nuevas plazas y las que quedan vacantes, si no son de educación, salud, protección civil o seguridad pública, se congelan para generar más ahorros.
“Se han congelado hasta este momento más de 300 plazas, en lo que va del año” y pagar la enorme nómina de aviadores costaba más de 3 millones de pesos mensuales, “si lo multiplicas por 12 más las prestaciones, se iba a una cantidad que superaba los 45 millones de pesos anuales, que al ahorrarlos se pudieron destinar a otro tipo de actividades”.

Medidas de austeridad contra crisis y desorden financiero

Además, recordó que en enero pasado el gobernador Héctor Astudillo Flores aplicó un plan de austeridad que incluyó la reducción de sueldos y salarios de los funcionarios de alto nivel, sin afectar a los trabajadores que tienen un nivel de ingresos menor; estos ahorros se canalizaron a programas y demandas sociales.
“Paralelamente, hay que decirlo, hemos entablado un excelente nivel de relación con la Secretaría de Hacienda, quien nos revisa cada peso que ingresa en qué lo gastamos, lo cual ha permitido construir un nivel de confianza bastante adecuado con el gobierno federal”, afirmó el titular de Finanzas.
De manera periódica, explicó, funcionarios de Hacienda tienen reuniones de trabajo con la Sefina, se les muestran los informes financieros, los gastos realizados, ellos revisan y determinan “vas gastando bien, vas reordenándote”, y el Gobierno de Guerrero tiene acceso a otros apoyos financieros para avanzar en el saneamiento de las finanzas públicas.
“Nos dejaron un estado lamentable y desastroso, que no vamos a poder corregir en dos o tres años; los gobiernos anteriores no pagaron al SAT el Impuesto Sobre la Renta que le retuvieron a los trabajadores, lo destinaron para otras actividades que desconozco y ahora la Secretaría de Hacienda nos lo cobra a nosotros; de igual manera pasó con el ISSSTE, desde 2008 no hicieron las aportaciones que le correspondía al gobierno y suman casi 14 mil millones de pesos que adeudamos como institución y tenemos que ir pagando porque Hacienda nos descuenta mes a mes”.
Se le preguntó a quién se le fincarán responsabilidades por el mal uso de recursos del ISR y del ISSSTE.
“Como son recursos que debieron haberse entregado al gobierno federal, al SAT concretamente y al ISSSTE, la Auditoría Superior de la Federación tiene procedimientos contra los responsables de no haber pagado estos impuestos, sobre todo en la Secretaría de Educación y en la Secretaría de Salud, que fueron desviados al erario federal”, comentó.