Policías de Quintana Roo interceptan autobús en el que iban padres de los 43

* A punta de pistola los obligaron a bajar del camión debido a que no pagaron la cuota en una caseta de la autopista México-Cancún

 

REDACCIÓN

 

Padres de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, denunciaron que fueron interceptados y encañonados por elementos de la Policía Estatal de Quintana Roo, en la autopista México-Cancún, a la altura del kilómetro 225, después que no pagaron la cuota en una caseta de cobro.

De acuerdo con la denuncia, después que el autobús en el que se trasladaban los familiares de los 43, patrullas de la Policía de ese Estado siguieron el camión y metros más adelante lo obligaron a detenerse, y apuntando con las armas de fuego hicieron descender a los ocupantes.

Tras varios minutos de discusión con elementos estatales y federales, y tras establecer comunicación con autoridades de ese estado en el Caribe mexicano, les permitieron continuar su marcha hacia esa ciudad y destino turístico, en donde recientemente se han registrado múltiples hechos de violencia.

Los padres y madres de familia de los 43, que llevarán a cabo una jornada informativa en varias ciudades del Caribe, condenaron esta nueva agresión en su contra por parte del aparato policiaco, esta vez del estado de Quintana Roo.

“Condenamos enérgicamente el hostigamiento a nuestros compañeros que forman parte de la Caravana Sur-sureste y responsabilizamos al Gobierno Federal de la integridad física durante su trayecto y desplazamiento a los lugares que recorrerá”, señalaron en un breve comunicado.

 

Agresiones sistemáticas en contra del movimiento por los 43

 

Esta no es la primera que sufren fuera del estado de Guerrero los padres de los 43, ya que en las diversas caravanas que han realizado a lo largo y ancho del país han sido hostigados de manera sistemática, señalaron.

En enero de 2016, cuando realizaron la primera caravana por estados del Norte del país, fueron vigilados permanentemente por las Policías Estatales, acción que fue reprobada por organizaciones sociales.

En febrero de este año se dio un conato de violencia con policías municipales de Huamantla, en Tlaxcala, cuando los padres de los 43 acudieron a visitar el domicilio del señor Mario González, padre de uno de los normalistas desaparecidos.

En el plantón más reciente que instalaron en las afueras de la Procuraduría General de la República (PGR), en por lo menos dos ocasiones fueron agredidos por elementos de la Policía de la Ciudad de México, durante sus protestas afuera de la Secretaría de Gobernación Federal. (Con información de API)