* Los cuerpos fueron trasladados al velatorio del panteón municipal porque supuestos policías comunitarios impidieron que fueran trasladados a la morgue

* Un trabajador del volante fue asesinado en la comunidad de Zoquitipa; el otro en un sitio de taxis, en el barrio del Dulce Nombre

Los cuerpos putrefactos de tres sujetos fueron encontrados la tarde de ayer en la calle Tláloc en la Colonia Magisterial, a orillas del Rio Ajolotero, en la cabecera municipal de Chilapa; dos de ellos estaban decapitados y a simple vista se les podía apreciar visibles huellas de tortura.
Los hechos fueron reportados en la tarde, cuando una llamada al 911 dio aviso a las autoridades sobre estos muertos.
Policías municipales y estatales fueron los primeros en llegar y encontrar los cadáveres de tres hombres, que presentaban un estado de descomposición. A simple vista se pudo comprobar que estaban atados de pies y manos con cuerdas negras.
Dos de ellos estaban decapitados y presentaban visibles huellas de tortura consistente en laceraciones en el cuerpo hecho con algún objeto punzocortante.
Al lugar arribó el Ministerio Público del Fuero Común y Peritos de la Fiscalía General del Estado, quienes iniciaron las diligencias de ley.
Los cuerpos fueron trasladados al velatorio del panteón municipal, ya que supuestos policías comunitarios impidieron que fueran trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) en esta capital bajo el argumento que sus familiares ya los habían identificado y no querían la necropsia de ley.
OTROS DOS MUERTO
Por otra parte, el conductor de un taxi, identificado como Santiago “N” de 50 años de edad, fue asesinado a balazos en la comunidad de Zoquitipa, en Chilapa de Álvarez.
Sin embargo cuando las autoridades llegaron ya no encontraron nada, puesto que los familiares del occiso llegaron, levantaron su cuerpo y lo trasladaron a su domicilio.
Horas más tarde, un grupo armado disparó contra el sitio de taxis de la ruta Santa Ana-Chilapa, ubicado en el barrio del Dulce Nombre, a un costado del río Ajolotero, donde un taxista resultó gravemente herido.
El trabajador del volante fue trasladado a un hospital donde más tarde murió, pero al querer ser trasladado a las instalaciones de Semefo, sus familiares se opusieron y se llevaron el cadáver. (AG, API) 

Facebook Comments