Temas Cotidianos

 

Por Félix J. López Romero

 

Cuento de nunca acabar

 

Desde el momento que Rogelio Ortega Martínez, entregó la titularidad del poder ejecutivo a Héctor Astudillo Flores, empezaron los señalamientos diciéndose que se habían maldispuesto de muchos millones de pesos. En la actualidad la secretaría de Finanzas manejada por Héctor Apresa Patrón, declaró que se requieren con urgencia 12 mil millones de pesos, para pagos emergentes aun cuando no los señaló.

La mayor parte de los funcionarios, son partidarios de litigar en la prensa, en lugar de hacerlo ante los tribunales que es lo correcto. Si en la pasada administración, hubo funcionarios que se aprovecharon de la situación, apoderándose de dinero ajeno, deben ser denunciados ante el ministerio público, no en la prensa que solo hace caja de resonancia, de denuncias que deberían ser ante los representantes de la ley.

Si el suelo está parejo no hay por qué dar tantos brincos; se les debe denunciar ante la ley, siendo ésta la encargada de dar a conocer, si en finanzas hubo el manoteo denunciado en los medios periodísticos, o se trata simplemente de desacreditar a quienes se señala, de haber dispuesto de dinero ajeno en beneficio propio.

Este caso está tan manoseado, que son escasas las personas que creen es cierto. Se conocerá la verdad cuando los involucrados sean requeridos para que declaren; mientras no sea así debe dárseles el beneficio de la duda.

 

Accidental o provocado

 

Ha pasado poco menos de una semana,  sin que se conozca oficialmente, si el incendio ocurrido en el almacén de ropa “Los Barateros”, fue un hecho casual o bien se trató de uno provocado, porque sus propietarios se negaron a pagar la extorsión del que pretendían ser víctimas, versión que empezó a correr enseguida que la negociación fue pasto de las llamas.

A casi una semana de los acontecimientos, cada vez toma más fuerza la versión que no se trató de una cuestión accidental, sino un acto deliberado de quienes lo llevaron a cabo, porque los dueños de la negociación establecida en la transitada avenida Insurgentes, colonia Benito Juárez, se negaron de manera sistemática a entregar fuertes sumas de dinero, que les exigían miembros del crimen organizado, a quienes se atribuye lo ocurrido.

De acuerdo a lo declarado sobre el particular por Adrián Alarcón Ríos, dirigente local de la Coparmex, el incendio fue provocado, posiblemente como advertencia de rufianes para pagar una extorsión que les era exigida. Hasta el momento nadie ha querido opinar sobre el asunto.

Miembros del cuerpo de bomberos, quienes se hicieron presentes al poco del incendio, hasta el momento no han dado una versión oficial del hecho, concretándose a manifestar que el fuego lo originó un corto circuito en la instalación eléctrica, sin determinar realmente su origen. Sofocado el incendio las prendas de vestir que no sufrieron deterioro alguno, fue obsequiada por sus propietarios a quienes les ayudaron a sofocar las llamas.

 

Los rellenos sanitarios

 

De algunos años atrás los diferentes gobiernos, han procurado el establecimiento de los rellenos sanitarios, como una medida eficaz para recomponer el medio ambiente, mayormente castigado por los países altamente industrializados, que han invadido el espacio terráqueo, vertiendo en él sus deshechos. Hasta no hace mucho las heces fecales del ganado eran arrojadas a terrenos para las siembras, práctica que ha sido cancelada por el daño que causan.

Desde hace algunos años esta ciudad cuenta con un tiradero de deshechos, el cual ha llegado a su capacidad de almacenamiento, por lo cual se ha buscado otro lugar; primeramente se habló de establecerlo en Zumpango del Río, a lo que se opusieron de manera total los lugareños, porque según ellos dejarían inservibles los manantiales que los surten de agua potable.

Otra opción fue establecerlo en el municipio de Tixtla, pero al igual que los zumpangueños han dado su negativa ante tal posibilidad. En el caso de Tixtla no se trata de ningún terreno ejidal o comunal, sino de una propiedad particular que el ayuntamiento de Chilpancingo compró, del que no puede disponer por la resistencia de quienes dicen saldrán perjudicados.

Esa resistencia pesa de ligera, porque diversos estudios científicos que se han realizado, demostraron la factibilidad de la construcción del relleno sanitario. Ya lo sabe usted, una vaca mala descompone un racho entero; tal es el caso.

 

Chilpancingo es ciudad

 

Enseguida de hacer caer el castillo de San Diego, a manos de los soldados de la independencia, los insurrectos a cuya cabeza estaba el general-sacerdote José María Morelos y Pavón, se acordó viajar a Chilpancingo, en donde se tenía pensado realizar un congreso en el cual participarían, delegados electos de los territorios en poder de las fuerzas libertadoras.

Para el caso el señor Morelos con fecha 8 de septiembre de 1813, decretó elevar el pueblo al rango de ciudad, lo que fue aprobado. En este lugar las tropas insurgentes se reunieron en el domicilio de doña María Nava, en donde fueron aprobados los Sentimientos de la Nación; al término de las sesiones, los participantes firmaron el Acta de Independencia.

Desgraciadamente la casona fue demolida hace muchos años, edificándose en su lugar la escuela Primer Congreso de Anáhuac, la que ahora funciona en otra parte de la ciudad. A partir de 1870 Chilpancingo es la capital estatal, en lugar de Tixtla que lo era.

Facebook Comments