Temas Cotidianos

 

Por Félix J. López Romero

 

Por qué de la migración

 

Para conocer a fondo la realidad que vive el pueblo guerrerense, el gobierno encabezado por Héctor Astudillo Flores viene realizando una serie de foros temáticos, a fin de encontrar con ellos mejores condiciones de vida para la población, sobre todo la que vive dentro de pobreza y la violencia, que según expertos son la causa principal de la migración.

En este foro que se llevó a cabo en Taxco, se “descubrió” que son estos dos renglones las principales causas migratorias, superando al vecino estado de Oaxaca, considerado hasta no hace mucho como la entidad que guardaba el mayor rezago socio-económico.

La violencia según expertos, es el resultado de la falta de empleos, porque quien carece de él lo más difícil es sumarse a sus filas; la pobreza ha arrastrado a buena parte de la población a emigrar, ya que se carece de empleo para poder llevar a sus hogares, ya que se carece de empleo para poder llevar a sus hogares, lo mínimo para la subsistencia.

Aparejado a esto quien emigra va tras los dólares, ya aquí lo que gana en un día de trabajo, allá lo devenga en una sola hora.

Desde las esferas oficiales se dice de manera invariable, que la economía nacional atraviesa por un buen momento, pero es el caso que la riqueza no llega a toda la población, porque de ser así nadie dejaría su solar de origen. Cuando la población ahora en la marginación, gane salarios dignos con los cuales hiciera frente a sus necesidades, nadie abandonaría la patria chica; al no ser así van en busca del dólar, aunque muchos de ellos no consiguen su propósito, otros son deportados o bien pierden la vida en el intento.

 

Universidad a la zaga

 

La creación de la Universidad Autónoma de Guerrero, es producto de una lucha social que logró estar libre de ataduras, aun cuando para lograrlo tuvo que pagarse una alta cuota de sangre, ya que el gobierno encabezado entonces por Raúl Caballero Aburto, se opuso de manera determinante a la libertad de cátedra, pretendiendo continuará siendo apéndice del poder público.

Desde hace más de medio siglo la UAG ha manejado su propio destino, sin que jamás haya tenido el dinero necesario para la cátedra, porque el presupuesto que tiene asignado, a duras penas alcanza para cubrir la nómina, en el entendido que buena parte de su estudiantado se le otorga casa y comida, debido a su pobreza porque buena parte de su alumnado es de origen campesino, al que se respalda en todo.

Con motivo de haberse celebrado el “Día del Policía”, el rector de la máxima casa de estudios en el estado, Javier Saldaña Almazán, quien fue invitado al evento, lamentó que el gobierno sea insensible a sus demandas, otorgándoles un presupuesto el cual a duras penas alcanza para cubrir la nómina.

Según el rector la institución tiene 48 preparatorias, 71 licenciaturas y 25 posgrados, siendo atendidos por 6 mil trabajadores docentes y administrativos, siendo la matrícula de 82 mil estudiantes.

Si lo que se requiere es tener una universidad de vanguardia, debería de otorgársele el dinero que necesite, para que de sus aulas egresen profesionistas de calidad; mientras se le restrinjan los recursos económicos, sus egresados no tendrán la academia de excelencia requerida, para ser profesionistas de calidad reconocida.

 

Denuncia en los medios

 

En lugar de denunciar ante las autoridades, que en el pasado reciente la administración del gobernador Rogelio Ortega Martínez, dejó altas deudas que difícilmente podrán ser cubiertas, tardándose mínimamente tres años para sanearlas, advirtió Héctor Apreza Patrón, secretario de Finanzas, diciendo que tan solo por laudos laborales, tendrá que hacerse un desembolso de unos 800 millones de pesos.

Si tal es el desastre que encontró en la caja recaudatoria, el funcionario debió hacer su denuncia ante las instancias correspondientes, no ante los medios de comunicación que solo serán caja de resonancia de lo dicho.

Las palabras de Apreza Patrón son una calca, de lo que siempre se dice cuando termina una administración, sin que se sepa que alguien está tras las rejas por disponer del dinero público. Quienes supuestamente se aprovecharon de sus cargos, para medrar tienen nombre y apellido, por lo tanto no será difícil su detención.

Según reveló el titular de Finanzas, los adeudos dejados por el anterior gobierno se elevan a 1,800 de pesos, por lo cual tendrá que recurrirse a la federación, para tener el dinero que haga falta para que la administración estatal, pueda marchar bien y cumplir compromisos que tenga.

 

Tiene particular óptica

 

Mientras una alta parte de la población, está de acuerdo en poner a funcionar el Mando Único de la Policía, como eficaz medida para el combate a la delincuencia, que asuela el territorio guerrerense como se aprecia, para el síndico del ayuntamiento de Acapulco, Illich Lozano Herrera, no hay prisa en su aprobación, en cambio deberían fortalecerse las tareas turísticas, así como la creación de empleos, evitando en esto último la migración, que tiene como principales destinos las entidades del norte del país, así como los Estados Unidos.

Si Lozano Herrera leyera la prensa diaria, así como los noticieros de televisión, estaría enterado que Acapulco es el lugar más violento del estado, advirtiendo a los habitantes del país norteño, se abstenga a viajar a ese destino de playa, por lo peligroso que resultará llevarlo a cabo.

Centralizar las tareas de seguridad pública, es como una tabla de salvación para la entidad, en donde los cárteles de la droga pelean la plaza. Hasta ahora su presencia es negativa, por la alta comisión de delitos que se registran. De esto pueden ilustrarnos numerosos casos, en donde grupos criminales han secuestrado a decenas de personas, por cuya libertad exigen altas sumas de dinero. Algunos levantados han muerto al mirarse privados de su libertad.

El síndico Otero Lozano Herrera ve el temblor y no se hinca. Prefiere mirar un Acapulco abarrotado de turistas, mientras el estado está en manos de pandilleros.

 

Facebook Comments